Ricardo Bofill, el gran 'hit' de 2016

Sus edificios han sido escenario de vídeos musicales y de toda clase de campañas publicitarias este año

Fue poner un vídeo y en la redacción de Arquitectura y Diseño, además de que nos entraran las ganas de bailar, surgió casi de inmediato una pregunta: ¿pero qué está pasando con Ricardo Bofill? Sus edificios han sido este año el escenario de multitud de campañas publicitarias y reportajes de moda. ¿Serán esos tonos pasteles de la fachada que tanto se llevan ahora? ¿O sus escaleras y pasadizos como de castillo medieval, que tanto juego dan?

El videoclip de la pegadiza canción, Do it right, con más de 11 millones de visitas en youtube, fue un rompepistas del pasado verano y seguro que de estas Navidades. Tema del dj francés Martin Solveig y dirigido por el parisino Mr L'Agent, tiene como escenario en el edificio de viviendas La Muralla Roja, levantado en 1973 en la urbanización La Manzanera de Calpe (Alicante).

Imagen del vídeo 'Do it right'

Imagen del vídeo 'Do it right'

Este mismo edificio fue también protagonista, referida en esta web, de la última campaña de Delpozo. En la presentación de la colección primavera-verano, creada por Josep Font, una modelo de aspecto angelical sigue una pelota roja y, así, va descubriendo los espacios del edificio. Patios que se comunican entre sí y una variada gama cromática lo hacen irresistible al objetivo.

El edificio Walden 7, en Barcelona, también se convirtió en un icono de moda durante la presentación de la colección otoño/invierno de Parfois. En este emblema de la arquitectura postmoderna, la modelo polaca Maria Loks muestra prendas de esta firma internacional inspiradas en las gamas y los materiales que protagonizaron las creaciones de los años 70, cuando se construyó el inmueble.

Vídeo de la colección primavera-verano de Delpozo

Vídeo de la colección primavera-verano de Delpozo

Si hay un hilo conductor en los primeros trabajos de Ricardo Bofill, ese sería el de su particular concepto de la volumetría y el color. Influido por las teorías del constructivismo, el arquitecto barcelonés aplicó en sus proyectos de finales de los años sesenta y comienzos de los setenta la fragmentación geométrica y la diferenciación cromática como un modo de elaborar la relación entre espacio público y privado. Un enfoque en el que se podrían rastrear influencias de maestros como Ricardo Legorreta y Luís Barragán o los laberintos de Maurits C. Escher.

Esta visión también está presente en La Muralla Roja, proyecto en el que el Taller de Arquitectura de Bofill recreó en clave contemporánea los códigos estilísticos de la arquitectura tradicional árabe, en particular las torres de adobe del norte de África. Se trata de un complejo de 50 apartamentos que se alza como una fortaleza compacta sobre una roca. Las viviendas se distribuyen en estudios de 60 m2 y apartamentos de dos y tres habitaciones de 80 y 120 m2, respectivamente. Todas ellas están comunicadas por un conjunto de patios interconectados en una red laberíntica a la manera de una casba moderna, culminada en la terraza por soláriums, una piscina y una sauna de uso exclusivo para los residentes, donde ahora suena la música.

Patio interior de La Muralla Roja

Patio interior de La Muralla Roja

El criterio de aplicar a las fachadas una gama de diversos colores responde a la intención de ofrecer un decidido relieve a los diferentes elementos arquitectónicos, dependiendo de sus funciones estructurales. Y también de reflejar cómo la combinación de la intensidad de los colores y la luz puede ayudar a crear una mayor ilusión del espacio. Curiosamente, el paso del tiempo y la acción del sol sobre las fachadas ha creado una paleta atenuada de rosas cuarzo, lilas, grises y azules índigo que conecta con las tendencias cromáticas actuales, demostrando la plena vigencia de estos singulares proyectos.

Loading...