9 refugios de montaña que quitan el aliento

Tradicionales o rompedoras, las construcciones en zonas de nieve son un reto arquitectónico

1 / 9
ofis alpine-shelter photojanez-martincic 26-2-2. [01] Desde Harvard hasta Eslovenia

1 / 9

01

Desde Harvard hasta Eslovenia

Esta cabaña, levantada en una antigua posición del ejército de Eslovenia, fue construida por estudiantes de Harvard junto al estudio Ofis Architect. Se inspira en la arquitectura tradicional del país, pero se dota de enormes ventanales. Se construyó en tres secciones que se transportaron una por una en helicóptero.

Scott-and-Scott-Architects-Alpine-CabinFam-Isabella Pippa2. [02] Elegante localismo

2 / 9

02

Elegante localismo

El interior de esta cabaña de Scott & Scott, en Vancouver, aprovecha al máximo los materiales locales, con la madera como gran protagonista.

etr-7. [03] El refugio móvil

3 / 9

03

El refugio móvil

Esta cabaña prefabricada, de Cimini Architetti, está pensada para transportarse –por tierra o en helicóptero– y dejarse en cualquier punto de la montaña. Es una construcción totalmente autosuficiente, que aprovecha la luz solar y el agua acumulada en la cubierta la hace potable.

5ee096a2-6992-4fdc-83b9-f06c1f815a2b. [04] Un alto en la travesía

4 / 9

04

Un alto en la travesía

Estas pequeñas cabañas, levantadas por Patkau Architects en el interior de Canadá, sirven para los esquiadores de fondo que emprenden largas travesías. Construidas de madera, aprovechan la energía solar para ofrecer calor a los deportistas. 

zetcom.com-monte-rosa-gross. [05] Envuelto en aluminio

5 / 9

05

Envuelto en aluminio

El refugio Monte Rosa se sitúa a 2.883 metros sobre el nivel del mar y a tres horas a pie del punto más cercano donde se puede llegar en coche. Gestionado por el Club Alpino Suizo, el 90% de su energía proviene del sol que se capta gracias a la capa de aluminio que lo envuelve.

38f41334-004d-4e36-9614-e9c3b0c98047. [06] En todas direcciones

6 / 9

06

En todas direcciones

La Nook Residence, de MU Architecture en Montreal (Canadá), cuenta en su interior con espacios destinados únicamente a contemplar el entorno. Se despliega entre dos volúmenes, como un origami, con ventanas dirigidas hacia todos los puntos cardinales.

FAR fcamusd-3. [07] Un triángulo isósceles

7 / 9

07

Un triángulo isósceles

El refugio La Leonera, en Farellones, a 36 km de Santiago de Chile, es obra de Nicolás del Río y Felipe Camus. El volumen superior alberga los espacios públicos de la casa.

Building 2. [08] Arquitectura de percepción

8 / 9

08

Arquitectura de percepción

La oficina de turismo de la región de Trollstigen, en Noruega, es de Reiulf Ramstad Arkitekter. El respeto a los fenómenos naturales que lo envuelven, como la caída de la nieve y del agua, es patente en su diseño. 

0940-whistler-cabin 0. [09] On the rocks

9 / 9

09

On the rocks

Encajada totalmente en la roca, esta cabaña de 178 metros cuadrados hecha a medida de una familia de snowboarders se encuentra en Whistler, cerca de Vancouver, y fue construida por Scott & Scott Architects.

En el reino del silencio, la nieve es la estrella. Mirar cómo cubre el mundo desde el cristal de un refugio de montaña deteniendo el tiempo, imponiéndose porque el cielo así lo desea, es un espectáculo regalado que llama al reposo y a dejarlo todo. Por eso observar la nieve es estar en paz: no hay nada mejor que hacer. No es extraño que su presencia inspire grandes y bellísimas construcciones, algunas de ellas basadas en la arquitectura tradicional, cuando más que disfrutar del fenómeno invernal se buscaba, ante este, la máxima protección. Otras aprovechan las infinitas posibilidades de la contemporaneidad en cuanto a formas y materiales, dándolo todo al calor interior y otorgando la máxima amplitud a los imprescindibles ventanales para que la fascinación pueda experimentarse en su magnitud.

Entre el primer grupo, y basándose en las típicas cabañas con techos a dos aguas que conforman el vecindario, los canadienses Scott&Scott construyeron una bella casa para una familia de snowboarders perfectamente integrada en una colina de piedra en Whistler, cerca de Vancouver. Los materiales son locales, la estructura de la cubierta está aserrada en bruto y montada sobre el hormigón y el tejado, como antaño, como la de sus vecinos, es de cedro rojo. También el refugio La Leonera, en Farellones, a 36 km de Santiago de Chile, sigue la tipología de las casas en forma de A presentes en la zona y además, en este caso, la fachada norte traslúcida capta la abundante radiación y la transforma en calor.

En el segundo grupo, y también aprovechando al máximo la energía solar, hay excelentes ejemplos de cómo un refugio puede ser una obra de diseño ingeniería y a nivel estético, un elemento rompedor pero a la vez, único e integrado. Uno de ellos es el de Monterosa, en los Alpes Suizos y a 2.883 metros de altitud. Fue desarrollado por el Instituto Federal Suizo de Tecnología con la colaboración del Club Alpino Suizo y en el proyecto intervinieron muchos fabricantes interesados en aportar su grano de arena a este peculiar hito. A la construcción no se llega desde ninguna carretera; solo es posible hacerlo a pie, y después de tres horas de ascensión. El refugio genera el 90% de la energía que consume, y aunque está construido en madera, queda recubierto de aluminio e integra un sistema fotovoltaico que captura la energía solar. Una verdadera proeza.

Loading...