Deyan Sudjic disecciona la ciudad

Ariel publica 'El lenguaje de las ciudades', del director del Museo de Diseño de Londres

David Quesada

La multitud es la expresión tanto de la energía democrática como de una amenaza ciega. En la imagen, la plaza Tahrir, en El Cairo, símbolo de una revolución frustrada en Egipto

La multitud es la expresión tanto de la energía democrática como de una amenaza ciega. En la imagen, la plaza Tahrir, en El Cairo, símbolo de una revolución frustrada en Egipto

La mayoría de nosotros vivimos en ciudades, pero ¿sabemos qué es lo que hace que una ciudad sea una ciudad? ¿Es un lugar… o una idea? ¿Cómo debemos definir la ciudad hoy, tal y como evoluciona en el siglo XXI?

La consideración de ciudad es tan flexible –de los 10.000 habitantes que se necesitan en España para ser reconocida legalmente como tal a los 40 millones que viven en la aglomeración de Tokio, con un "ejército" de 250.000 empleados públicos–, que se corre el riesgo de que el término no signifique nada. Deyan Sujdic, director del Museo del Diseño de Londres, trata de responder en El lenguaje de las ciudades a estas preguntas y decodificar las fuerzas subyacentes que dan forma a nuestras ciudades, "la creación más compleja y extraordinaria de la humanidad", en palabras del autor. La obra recién publicada por Ariel aborda en sus más de 260 páginas desde el concepto de ciudad a su gobierno, pasando por el modo de cambiarla y el papel de las multitudes y sus manifestaciones de solidaridad y descontento.

Pedro el Grande fundó San Petersburgo usando Ámsterdam como modelo y a arquitectos italianos para realizar su visión. Se le conmemora con una estatua ecuestre

Pedro el Grande fundó San Petersburgo usando Ámsterdam como modelo y a arquitectos italianos para realizar su visión. Se le conmemora con una estatua ecuestre

Más allá de los rasgos comunes –trama urbana de calles, densidad de población, aglomeración de edificios, actividad cultural y comercial– lo que distingue a las ciudades son las personas que las habitan y las "construyen" día a día con sus estilos de vida y su forma de relacionarse. Esa experiencia compartida en un paisaje determinado es lo que hace que a menudo muchos nos sintamos más cómodos con nuestra identidad como londinenses, madrileños o neoyorquinos que con la nacionalidad que indica nuestro pasaporte.

"Para dar sentido a una ciudad, hemos de saber algo acerca de las personas que viven en ella, y de la gente que la construyó. Es necesario preguntarse cómo lo hicieron y por qué", afirma Sudjic en el libro. "Una ciudad sin gente es una ciudad muerta. La multitud es un signo esencial de la vida urbana. Una ciudad viviente es la encarnación de la gente que la habita. Llenan sus calles y sus espacios públicos; penetran en ella cada día, para encontrar lo que tiene que ofrecerles la ciudad. Una ciudad con éxito es la que deja espacio para las sorpresas, la que se reconfigura continuamente, cambiando su estructura y su sentido social".

Deyan Sudjic será precisamente uno de los expertos –junto con Richard Rogers, Sou Fujimoto, Luis Vidal o Benedetta Tagliabue, entre otros– invitados a debatir sobre las ciudades y su transformación en el Hay Festival de Segovia que se celebra del 16 al 24 de septiembre.

El autor de "La arquitectura del poder" regresa con una nueva obra reflexiva sobre la ciudad, "la creación más compleja y extraordinaria de la humanidad"

El autor de "La arquitectura del poder" regresa con una nueva obra reflexiva sobre la ciudad, "la creación más compleja y extraordinaria de la humanidad"

Loading...