En Nueva York vienen curvas

En medio de la vorágine constructiva que atraviesa hoy Manhattan, un estudio propone dos torres gemelas unidas en su cúspide para sortear las limitaciones urbanísticas

Txema Ybarra

1 / 5
THEBIGBEND  oiio 18. Proyecto The Big Bend, de Oiio Studio

1 / 5

Proyecto The Big Bend, de Oiio Studio

THEBIGBEND  oiio 12. Proyecto The Big Bend, de Oiio Studio

2 / 5

Proyecto The Big Bend, de Oiio Studio

THEBIGBEND  oiio 17. Proyecto The Big Bend, de Oiio Studio

3 / 5

Proyecto The Big Bend, de Oiio Studio

THEBIGBEND  oiio 09. Proyecto The Big Bend, de Oiio Studio

4 / 5

Proyecto The Big Bend, de Oiio Studio

THEBIGBEND  oiio 00. Proyecto The Big Bend, de Oiio Studio

5 / 5

Proyecto The Big Bend, de Oiio Studio

Nueva York es una ciudad que se rehace a sí misma por oleadas y ahora mismo está inmersa en una de ellas con la construcción de torres residenciales por toda la isla de Manhattan. En paralelo, la Zona Cero está acabando de tomar forma y a barrios como el Meat Packing District ya no les reconocen ni sus vecinos. A falta de parcelas donde construir, la solución sigue siendo tirar para lo alto. A la cabeza de todos ellos, el nuevo rascacielos 432 Park Avenue, de Rafael Viñoly, alcanza unos vertiginosos 425 metros de altura, pero hay quien piensa que aún se puede llegar más lejos.

En ese mismo emplazamiento en la esquina sur de Central Park, que se ha ganado el merecido apodo de Billionaires' Row (la calle de los multimillonarios), el arquitecto Ioannis Oikonomou, de Oiio Studio, ha imaginado el edificio The Big Bend, la gran curva, pensado más en términos de largura que de altura: alcanzaría los 1.219 metros repartidos en dos parcelas distintas. "Los promotores de Nueva York siempre le han buscado la trampa a las leyes urbanísticas para sacarle el máximo partido a sus fincas. Nosotros proponemos una imaginativa solución que no contraviene ninguna norma", asegura el arquitecto.

Para permitir la circulación en torno a la curva, Oiio cree que la mejor solución es usar la más reciente tecnología en ascensores, el sistema Multi de Thyssen Krupp, que permite a los ascensores moverse horizontal y verticalmente a través de una serie de bucles dentro de un edificio. "The Big Bend puede convertirse en una ingeniosa solución arquitectónica a las limitaciones de altura de Manhattan", opina el arquitecto, quien no le ve límite al cielo con los nuevos sistemas constructivos, que no dejan de romper records de altura tanto en Nueva York como en Oriente Medio y el Lejano Oriente. La pregunta es, ¿cuál es el techo?

Loading...