Naoko, muebles con cultura propia

La firma del diseñador Ibon Arrizabalaga entra en 2017 con un catálogo inspirado en las tradiciones vascas

Bruno Muguruza

1 / 10
LUMA BASE def. Sofá Luma Base

1 / 10

Sofá Luma Base

Butaca AIRE def. Butaca Aire

2 / 10

Butaca Aire

Pufs ARRI. Pufs Arri

3 / 10

Pufs Arri

SUA def. Sofá Sua

4 / 10

Sofá Sua

LUMA - Naoko Sofa - 10 (2). Sofá Luma Aire

5 / 10

Sofá Luma Aire

Ciclorama puf ONNDI. Puf Onndi

6 / 10

Puf Onndi

LUMA AIR def. Sofá Luma Air

7 / 10

Sofá Luma Air

Silla AIRE def arandelas. Silla Aire

8 / 10

Silla Aire

NAIA def 2. Sofá Naia

9 / 10

Sofá Naia

Composicion GAUA F. Puf Gaua

10 / 10

Puf Gaua

Naoko es una joven firma de diseño con un veterano al frente, Ibon Arrizabalaga, diseñador desde 1998 muebles Treku, empresa radicada también en la provincia de Guipúzcoa. En esta aventura en solitario su meta es "huir del minimalismo radical añadiendo detalles de calidez pero sin abandonar la idea de racionalizar el proceso de fabricación". Otro de sus fuertes es el empleo de materiales de calidad como lanas, viscoelastica, lanas y madera de roble y haya, entre otros.

Naoko entra en 2017 con un nuevo catálogo de piezas atemporales que demuestran su pasión por la artesanía. "Inspirados en las tradiciones y el saber hacer de la cultura vasca y reflejados en el respeto a las personas y el medioambiente, creamos productos de diseño, auténticos y duraderos con una filosofía de cultura local y experiencia de diseño y elaboración de piezas creadas a mano", explica Arrizabalaga, con gran querencia por acompañar su trabajo de una poética apegada al entorno que le rodea.

Esta filosofía queda reflejada en muebles de gran fuerza visual. Sofás, butacas y pufs con tejidos y estructuras de gran resistencia. "Están sometidos a pruebas reales de uso para confirmar su comodidad y su funcionalidad con el fin de obtener un producto final duradero tanto en la estética como en el tiempo", asegura el diseñador. Así, la simplicidad formal, la elegancia y la atención al detalle son la seña de identidad de los sofás Luma Air y Base, Sua y Naia, los pufs Onddi, Gaua y Arriba, y las butacas y sillas Aire.

"El sofá Luma Air es una vuelta de tuerca a nuestra niña bonita, el sofá Luma propiamente dicho. Se le han añadido una base y unas patas de roble macizo para que los asientos sean desenfundables y para que la estética del conjunto resulte más ligera", señala Arrizabalaga. Sua significa "fuego" en euskera y se llama así porque se inspira en el fuego de una hoguera, con el objetivo de "crear hogar". Por último, el sofá Naia está pensado para hogares de reducidas dimensiones.

El puf Onndi es de formas geométricas y en dos colores a elección del cliente para que encajen como mejor le guste. Gaua, "noche" en euskera, evoca la luna llena. Su tapa de madera de roble maciza hace que pueda servir incluso como mesa de centro. Arri significa "piedra" y recuerda "un canto rodado conformado durante siglos por las caricias del agua en movimiento". Con tapa de mármol negro de Markina, también funciona como mesa de centro. De la butaca y silla Aie destacan los pies metálicos de varilla de 12 mm con pintura negra epoxi evocando tiempos pretéritos y los de madera maciza de haya, siendo estos mas acogedores y mas adaptables al calor del hogar.

Loading...