Miami está que arde

9 proyectos que demuestran el empuje de esta ciudad, en plena efervescencia artística e inmobiliaria

Txema Ybarra

1 / 9
faena. [01] Faena Forum, por OMA

1 / 9

01

Faena Forum, por OMA

Tras la apertura del hotel y el primer edificio de viviendas, el Faena District suma ahora a su oferta en Collins Avenue un centro comercial, un parking –toda una tipología arquitectónica en Miami– y un centro cultural denominado Faena Forum, el proyecto donde más ha pesado el criterio de la mujer de Alan Faena, Ximena Caminos, quien también le ha dado una dimensión artística al exitoso proyecto inmobilario del argentino en Buenos Aires. Su inauguración ha tenido lugar coincidiendo con la feria de arte contemporáneo Art Basel, representándose la obra Once With Me, Once Without Me, con escenografía del arquitecto del edificio, Shohei Shigematsu, de OMA, bailarines del Miami City Ballet y vestuario de la española Sybilla.

twisting-towers-by-bjarke-ingels-architecture-nyc dezeen 2364 col 7. [02] Grove at Grand Bay, por BIG

2 / 9

02

Grove at Grand Bay, por BIG

La oficina danesa liderada por Bjarke Ingels, BIG, acaba de concluir su primer condominio en Estados Unidos, dos torres contorsionadas –marca de la casa– en Coconut Grove, barrio de artistas y escritores en la primera época dorada de Miami. De 20 plantas, albergan 98 pisos de entre 120 y casi 1.000 metros rodeados de terrazas. El escorzo, aseguran los arquitectos, no es por capricho sino para que los residentes se aprovechen de mejores vistas sobre Bay Biscayne. El jardín y el vestíbulo exhiben obra de Olafur Eliasson, Tara Donovan y Jeppe Hein. Feliz matrimonio el del arte y el negocio inmobiliario en Miami.  

 

Moneo at the Jockey Club site. [03] Torres Apeiron, por Rafael Moneo

3 / 9

03

Torres Apeiron, por Rafael Moneo

En abril de este año Rafael Moneo desveló el diseño de su primer proyecto inmobiliario en la ciudad, al norte de Miami Beach. Conocido como el proyecto Apeiron, supondrá la construcción de un par de torres, las cuales se edificarán en etapas separadas e incluirán 240 apartamentos, un hotel boutique de 90 habitaciones, spa, piscinas al aire libre y un puerto deportivo justo enfrente. Se levantará sobre los terrenos del antiguo Jockey Club, corazón social y nocturno de Miami en los años 60. 

SHoP Architects. [04] Entrada a la feria Design Miami, por SHoP Architects

4 / 9

04

Entrada a la feria Design Miami, por SHoP Architects

En paralelo a la feria Art Basel se celebra también Design Miami, especializada en piezas de artes decorativas de alta gama, donde no importa tanto la funcionalidad de las mismas como su estética o quiénes las firman. Su entrada tiene lugar este año a través de un pabellón hecho con tecnología 3D por el estudio SHoP Architects, ganadores del premio Panerai Design Miami Visionary Award. No será de vida efímera: al acabar la feria se llevará a la plaza Jungle.   

 

 

 

Lissoni. [05] The Ritz-Carlton Residences, por Piero Lissoni

5 / 9

05

The Ritz-Carlton Residences, por Piero Lissoni

Durante Art Basel se ha presentado Villa Lissoni, prototipo de una de las 15 casas unifamiliares del proyecto The Ritz-Carlton Residences in Miami Beach, el cual firma el arquitecto y diseñador italiano Piero Lissoni. Además, contempla la construcción 111 condominios con los servicios exclusivos asociados al lujoso hotel y protegidos de las miradas indiscretas, ya que estarán enclavados en los canales de Surprise Lake. Como no podía ser de otra forma, las cocinas estarán amuebladas por Boffi; Lissoni es su director creativo. 
 

norman-foster-miami-usa-architecture-news-skyscrapers dezeen hero. [06] The Towers, por Foster+Partners

6 / 9

06

The Towers, por Foster+Partners

Foster+Partners presentó en fechas recientes los planes para la construcción de dos rascacielos conectados entre sí que albergarán 660 apartamentos de lujo en el barrio de Brickell. Aprovechando la revisión de los regulaciones sobre alturas máximas de la ciudad, The Towers alcanzará los 320 metros de alto, convirtiéndose en uno de los cinco edificios más altos de Miami.

jean-nouvel. [07] Monad Terraces, por Jean Nouvel

7 / 9

07

Monad Terraces, por Jean Nouvel

59 pisos alrededor de un lago artificial es la propuesta del arquitecto francés para este desarrollo inmobiliario que consistirá en dos bloques de edificios de 14 y 7 plantas, con jardines colgantes trepando por su fachada metalizada.   

Renzo Piano. [08] Eighty Seven Park, por Renzo Piano

8 / 9

08

 Eighty Seven Park, por Renzo Piano

Se trata de la primera incursión del italiano en América. Está prevista su conclusión en 2018 y sus 17 plantas darán cabida a 70 apartamentos de entre 130 y 650 metros cuadrados en el límite norte de Miami Beach. Este proyecto residencial "parecerá estar levitando sobre los árboles", dice Piano, y contará con un "jardín botánico interior" en la entrada, además de un parque privado y dos piscinas. 

Citterio. [09] Arte, por Antonio Citterio

9 / 9

09

Arte, por Antonio Citterio

Otro italiano que también levanta su primer edificio en Estados Unidos es Antonio Citterio, igualmente al norte y con fecha de conclusión 2018. Su forma de pagoda y los materiales de construcción –hormigón y cristal– son un guiño al modernismo de Miami. 

Del 1 al 5 de diciembre se celebra en Miami la feria de arte contemporáneo Art Basel, el momento álgido del año de esta ciudad norteamericana. Es todo un evento social en el que la compraventa de obras de arte es una actividad más. Tan importantes son las fiestas que tienen lugar por la noche, patrocinadas por las principales marcas del mundo del lujo. A los artistas les acompañan actores, modelos, multimillonarios de toda procedencia, arribistas... No falta nadie: es un grandísimo momento para dejarse ver. Un coleccionista comentaba hace un par de años que le hubiera encantado pasarse por las galerías, pero que la resaca se lo impidió...

El arranque en 2003 de esta feria hermana de la original suiza –a la que ya supera en afluencia de público y ambiente–, sirvió en cierta manera de "efecto Guggenheim", pues a Miami Beach no hay quien la pare desde entonces, gracias a una rentable asociación entre arte y negocios inmobiliarios. Tal es así que el Museo de Arte de Miami, obra de Herzog y de Meuron, pasó a llamarse PAMM, esto es, Pérez Art Museum, a raíz de la donación de 35 millones de euros hecha por el magnate de origen cubano Jorge Pérez, al frente de la promotora Related Group.

Todo ello está teniendo un claro reflejo en los precios, pagándose por muchos de los nuevos apartamentos y áticos más de 30 millones de euros. Ya no quieren vivir aquí solo el anciano de Vermont y los ricos sudamericanos; europeos, asiáticos y rusos se han sumado al vecindario. Y ocurre que, a diferencia de los años previos a la crisis, que aquí también dio un serio golpe, ahora se paga al contado. A esta llamada han acudido las grandes firmas de mobiliario italiano, que no dejan de ampliar o abrir tiendas, y los arquitectos de mayor fama mundial, incluido el español Rafael Moneo.

La ciudad, no obstante, tiene mucho de Benidorm o La Manga del Mar Menor. Ha pasado por tiempos peores y eso sigue muy presente, por mucho maquillaje que se eche encima. Recordemos la serie Miami Vice. En aquella época, a principios de los ochenta, las bandas de colombianos y cubanos se disputaban las calles a punta de pistola por el control de la venta de drogas. Los artistas ni asomaban el pico; era el hogar del jubilado.

El cambio de cara viene también asociado a los hoteles, cuyos bares y restaurantes son los epicentros de la vida social. Sirven además para vender pisos. Es el caso de lo que ha ocurrido con el proyecto de la cadena Edition, una inversión del grupo Marriott junto al fundador de la mítica discoteca Studio 54 de NuevaYork y gurú hotelero Ian Schrager. Las últimas plantas del edificio, obra de John Pawson, están reservadas para 26 condominios. Estas residencias privadas se benefician de todos los servicios comunes del hotel, en régimen preferente la mayoría de las veces, y tienen muchos otros en exclusiva. Schrager lo llama la vivienda prêt-à-porter, ya que solo te tienes que preocupar de llevar el cepillo de dientes. Significa, pues, que todo te lo dan hecho.

El empresario argentino Alan Faena le ha copiado la fórmula y ha ido todavía más allá, creando todo un distrito a su nombre a pocos metros. Empezó abriendo un hotel –con un mamut dorado de Damien Hirst en la entrada de la playa– y un exclusivo edificio residencial en régimen de condominio diseñado por Norman+Foster, entre cuyos primeros propietarios se encuentra el todopoderoso galerista Larry Gagosian (los apartamentos están concebidos para exhibir grandes obras de arte). Ahora inaugura, coincidiendo con Art Basel, un centro comercial y el Faena Forum, un edificio firmado por OMA y abierto a todo tipo de representaciones artísticas. The show must go on.

Loading...