Herzog & De Meuron muestran en un almacén la colección de diseño de Vitra

La colección comenzó con piezas de Charles y Ray Eames

La colección comenzó con piezas de Charles y Ray Eames

Foto: Mark Niedermann

Entrada al Vitra Schaudepot

Entrada al Vitra Schaudepot

Foto: Julien Lanoo

En el museo se pueden contemplar objetos de todo tipo vinculados al diseño

En el museo se pueden contemplar objetos de todo tipo vinculados al diseño

Foto: Mark Niedermann

La muestra se prolonga por el sótano

La muestra se prolonga por el sótano

Foto: Mark Niedermann

Espacio reservado para exposiciones temporales

Espacio reservado para exposiciones temporales

Foto: Julien Lanoo

El sofá Boca de Studio 65 es una de las piezas estrellas de la exposición

El sofá Boca de Studio 65 es una de las piezas estrellas de la exposición

Foto: Mark Niedermann

Mobiliario de museo apilado como en un almacén

Mobiliario de museo apilado como en un almacén

Foto: Florian Böhm

La silla es el producto estrella de Vitra

La silla es el producto estrella de Vitra

Foto: Mark Niedermann

Galería

Elcampus de Vitra en Weil am Rhein (Alemania)es comoun museo de la arquitectura contemporánea, con edificios firmados por nombres estelares del firmamento arquitectónico como Zaha Hadid, Alvaro Siza, Jean Prouvé y SANAA. Pero solo con un estudio repiten, el conformado por JacquesHerzog y Pierre de Meuron enBasilea (Suiza).Autores del VitraHaus en 2010, han vueltoa cruzar la frontera –tienen su base en la vecina Basilea (Suiza)– para inaugurar el Vitra Schaudepot, construido como extensión delVitra Design Museum de Frank Gehry, dado el constante crecimiento de la colección. En este nuevo espacio expositivose mostrará por primera vez de forma permanente.

Los responsables de laTate Modern de Londres, elestadio olímpico de Pekín y el CaixaForum de Madrid han partido de la imagen arquetípica de un almacén industrial y han adaptado su espacio interior a las exigencias de tránsito de un museo público. Se presenta hacia el exterior como un cuerpo monolítico de ladrillo vitrificado roto,marcado por una fachada sin ventanas y un sencillo tejado a dos aguas. Dentro mantiene elcarácter de almacén, en el especial el sótano, un depósito en toda regla. "El edificio se planteó en un principio como un almacén subterráneo, sin ningún tipo de distintivo", explica Jacques Herzog. "Pero convencimos aRolf Fehlbaum de que resultaba más barato construirlo por encima. Eran los años de la crisis financiera y no quería que se erigiera una arquitectura que destacara en exceso. Esa idea se ha respetado al máximo".

El museo tiene de vecina a la estación de bomberos de Zaha Hadid

El museo tiene de vecina a la estación de bomberos de Zaha Hadid

Foto: Julien Lanoo

Rolf Fehlbaum,presidente honorario de Vitra, fundó el museo en 1989 a partir de su propia colección de muebles, considerada una de las más importantes del mundo, con piezas que van desde el siglo XIX hasta nuestros días. Tiene como base el mobiliariodeCharlesy Ray Eames, al que se fue añadiendo el de personalidades clavedel diseño moderno comoGeorge Nelson,Alvar Aalto,Verner Panton,Dieter Rams,Jean Prouvé,Richard HuttenyMichael Thonet.

La colección Vitra alcanza hoy cerca de las 20.000 piezas, entre las que también destacanlámparas de Gino Sarfatti, Achille Castiglioni, Ingo Maurer oSerge Mouille. Electrodomésticos, maquetas de edificios y textiles, asícomo objetos y utensilios cotidianos de todo tipocompletan elarchivo, que incluyelegados tan importantes como los de Charles y Ray Eames, Verner Panton yAlexander Girard.El objetivo es documentar la historia y el presente del diseño de interiores y contemplar su evoluciónen un contexto más global. Así, enel Vitra Schaudepot se ha creado un "museo de cristal" para hacer pública las investigaciones que se llevan a cabo por parte de esta institucióndesde todos los ángulos.