Un ejercicio de precisión de Shigeru Ban para Omega

El arquitecto japonés firma la nueva sede de la firma relojera suiza en Bienne

David Quesada

1 / 9
Nueva OMEGA Factory. Nueva factoría Omega

1 / 9

Nueva factoría Omega

20171102 OMEGAs newest factory is opened 3. Nueva factoría Omega

2 / 9

Nueva factoría Omega

201711 New OMEGA factory 1. Nueva factoría Omega

3 / 9

Nueva factoría Omega

201711 New OMEGA factory 3. Nueva factoría Omega

4 / 9

Nueva factoría Omega

201711 New OMEGA factory 7. Nueva factoría Omega

5 / 9

Nueva factoría Omega

201711 New OMEGA factory 6. Nueva factoría Omega

6 / 9

Nueva factoría Omega

201711 New OMEGA factory 9. Nueva factoría Omega

7 / 9

Nueva factoría Omega

201711 New OMEGA factory 15. Nueva factoría Omega

8 / 9

Nueva factoría Omega

1902 The factory in 1902. Omega lleva produciendo relojes en Bienne desde 1882. En la imagen, la antigua factoría de la marca en 1902

9 / 9

Omega lleva produciendo relojes en Bienne desde 1882. En la imagen, la antigua factoría de la marca en 1902

A Shigeru Ban siempre se le ha reconocido más en su vertiente solidaria, ideando arquitecturas de emergencia a partir de cartón para cobijar a víctimas de catástrofes naturales. Obviamente, esta faceta no es incompatible con encargos de más enjundia –económica se entiende–, y en esta ocasión el cliente es una de las firmas relojeras suizas con más solera. Eso sí, la obsesión del Premio Pritzker 2014 por ser útil para las personas y el planeta no le abandona, y en el proyecto para Omega ha concebido una obra maestra de la ecología y la eficiencia energética.

El nuevo edificio en su sede histórica de Bienne –donde lleva fabricando relojes desde 1882– representa la instalación más avanzada del sector para montaje de relojes, capacitación y control de calidad. Dentro, Omega ha utilizado el espacio de las 5 plantas del modo más eficaz posible, al unir la innovación técnica y la pericia humana en un proceso de fabricación totalmente modernizado. Todas las etapas, incluidas la de montaje de relojes, brazaletes y envíos, además de existencias y logística, se completan en la instalación. Asimismo, el edificio está diseñado para actividades de formación, lo que permitirá a Omega avivar y mejorar constantemente las aptitudes del personal interno.

En el centro del edificio, la firma ha instalado un sistema de almacenamiento totalmente automatizado, que se alza a través de tres plantas. Como sacado de una película de ciencia ficción, el sistema ignífugo contiene más de 30.000 cajas llenas de todos los componentes requeridos por los relojes de la firma. El nuevo edificio se ha creado también para alojar los procesos de control de calidad y técnico de Omega, incluidas las pruebas METAS para la certificación Master Chronometer. Es aquí en donde Omega certificará sus relojes según los niveles más altos del sector en cuanto a precisión, funcionamiento y resistencia al magnetismo.

Loading...