Arquitectura que cura

Benedetta Tagliabue dona el diseño del nuevo espacio de atención a los enfermos de cáncer en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona

Cristina Ros Pou

1 / 6
Maqueta del proyecto Kàlida

1 / 6

Maqueta del proyecto Kàlida

Detalle de la fachada

2 / 6

Detalle de la fachada

Croquis de Benedetta Tagliabue

3 / 6

Croquis de Benedetta Tagliabue

Collage. Collage con los motivos del hospital modernista

4 / 6

Collage con los motivos del hospital modernista

Planta general

5 / 6

Planta general

Render. Render del edificio

6 / 6

Render del edificio

Cuando a Enric Miralles le detectaron un cáncer en el año 2000, su mujer, Benedetta Tagliabue, se lo llevó a Houston. El hospital en el que estuvieron durante tres meses contaba con un lugar llamado "Place of Wellness" en el que los voluntarios respondían a las preguntas de los enfermos, les daban atención psicológica y, en definitiva, hacían su estancia un poco más llevadera. Por eso, cuando un grupo de mujeres propuso a Benedetta en 2005 diseñar un espacio similar para enfermos de cáncer en Barcelona, no lo dudó un momento y se puso manos a la obra, junto a su estudio EMBT.

De esta forma tan orgánica se inició el proyecto Kàlida, del que se acaba de poner la primera piedra en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona y que se inaugurará durante el primer cuatrimestre de 2018. Un espacio al que podrán acudir todos los enfermos de cáncer, los del Hospital y los de fuera de él. Sin cita previa. Gratuito. "Cuando a una persona le diagnostican cáncer, se le cae el mundo a los pies, no sabe qué hacer ni a quién acudir", cuenta Germán Castejón, presidente de Kàlida. Los asistentes sociales del centro se implicarán con el enfermo hasta el punto de tratar de ayudarle en situaciones que se plantean a menudo como "¿Quién lleva a los niños al colegio?" o "¿Quién cuida a mi madre?"

"La belleza es algo más que un factor estético, es un factor de curación", asegura Benedetta Tagliabue. Por eso ha diseñado un edificio que recuerda a un jardín, inspirado en las flores que crecen en el hospital diseñado por Domènech i Montaner. En pocos meses terminará la construcción de este nuevo espacio que contará con una enorme cocina con una gran mesa en el centro, muchos ventanales y un jardín con pérgolas. Un sueño hecho realidad para el equipo médico y artístico. "La noticia con la que queríamos abrir el periódico", declara Castejón.

Loading...